martes, 27 de junio de 2017

EL JEFE DELEGACIONAL DE CUAJIMALPA DEBE ACLARAR EL DERRIBO DE MÁS DE 2 MIL 600 ÁRBOLES DEL CERRO DE LAS CRUCES


La diputada Ana Juana Ángeles Valencia destacó que si el jefe delegacional de Cuajimalpa, Miguel Ángel Salazar Martínez, acepta el recurso Federal por más de 400 millones de pesos, por concepto de mitigación de daños, en suma estará aceptando que las obras del Tren Interurbano-México Toluca (TIMT), continúen hasta concluir el proyecto.

La Legisladora afirmó que es una actitud tramposa y ventajosa porque no sólo acepta el resarcimiento de daños de manera económica, sino que pide una mayor cantidad para que al final de cuentas, como autoridad, acepte que continúe la deforestación y afectación de 16 manantiales.  Además, pasa por alto que los comuneros definitivamente no están de acuerdo en la construcción del TIMT ni en recibir pagos de mitigación porque de facto no aceptan ningún tipo de obra que afecte su entorno.

Las obras del TIMT se deben suspender definitivamente y/o cambiar el trazo por donde no se afecte a la naturaleza en cualquiera de sus expresiones, por interés ambientales, no por una cuestión económica y electorera como lo hacen notar el jefe delegacional de Cuajimalpa y el diputado priista Ardían Rubalcava Suárez, gracias a quienes hoy está en constante riesgo la integridad de los bosques que dicen defender.

La diputada Ángeles Valencia, sostuvo que de manera unilateral y sorpresiva el jefe delegacional de Cuajimalpa y el diputado Adrián Rubalcava Suárez, tomaron la determinación de exigir la suspensión de las obras que anteriormente impulsaron, mismas que derivaron en la tala de más de dos mil árboles y daños al manantial del Cerro de las Cruces cuyo cause se intenta desviar para que permita la conclusión del túnel y abastezca zonas residenciales de Santa Fe.
Ante el hecho, la legisladora demandó al Jefe Delegacional Salazar Martínez, aclare el derribo de más de 2 mil 600 árboles del Cerro de las Cruces el año pasado con motivo de las obras de inducción del TIMT, y explique, por qué razón cambió las especificaciones de los individuos arbóreos para reforestar la zona talada autorizadas por SEDEMA y en lugar de arboles de la misma especie decidió se le otorgaran 20 mil nochebuenas para entregarlas con motivo de las fechas decembrinas a la población y para adornar zonas ajardinadas de la delegación, plantas que por cierto, nunca fueron recibidas.

Así mismo, argumentó que el interés oculto de la delegación es adjudicarse más de 400 millones de pesos que otorgará la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por concepto de mitigación de daños generados por las obras del TIMT a más de 20 colonias de esa demarcación, para luego destinarlos a obras urbanas distintas a las afectaciones con utilidad electoral.

EL OCOTAL Y EL CEDRAL DEBEN SER CONSERVADOS COMO UN ÁREA NATURAL PROTEGIDA 

La diputada Ana Juana Ángeles Valencia, sostuvo a su vez que por la utilidad pública y alto valor eco sistémico que representan los bosques de San Lorenzo Acopilco, El Ocotal y El Cedral, estos deben ser conservados como un área natural protegida, independientemente de quién o quiénes sean los propietarios.

Además, la diputada de Morena exigió a las autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA), exhibir la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), con base en el artículo 48 de la Ley Ambiental del Distrito Federal, ante la tala intempestiva de cientos de árboles en El Ocotal para permitir obras del Tren Interurbano México-Toluca que se realizó en días pasados en virtud lo antes señalado. –“Ya basta que los habitantes de la delegación de Cuajimalpa sean sometidos a fuertes presiones de urbanización anárquica, donde ha imperado la degradación y pérdida ambiental para este territorio donde los responsables del ecocídio hoy se erigen como paladines del medio ambiente” precisó.

En el mismo orden de ideas, exigió al gobierno Federal frenar la depredación de los bosques de la demarcación que trae consigo la construcción del TIMT, que en nada beneficiará a los habitantes de la zona y mucho menos a los más pobres y que además, perjudica los servicios ambientales que ofrecen las coníferas.

Indicó que existe una estimación de que la tasa de deforestación anual es de 600 hectáreas y que la tasa de ocupación urbana ha crecido a un ritmo de más de 400 hectáreas por año, aspectos que vulneran los servicios ecológicos que prestan las zonas boscosas.


Ángeles Valencia sostuvo que el jefe delegacional tiene la obligación de explicar de qué partida presupuestal destinó 14 millones de pesos para la construcción actual de una red de agua potable que proviene del Sistema Cutzamala, sin licitación alguna para modificar el suministro de agua pura de los veneros por agua potabilizada a los dueños de los 15 manantiales aún con rebosamientos naturales.

Aseguró que Morena impulsa y apoya la conservación de los bosques de Cuajimalpa como los de San Lorenzo Acopilco, El Cedral y el Ocotal para el bienestar de todos los habitantes de la Ciudad de México y no solapará a un grupo de depredadores insaciables. Recordó que el 80 por ciento del suelo de Cuajimalpa es de conservación y que representa una gran reserva ecológica para la Ciudad de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario